sábado, junio 24, 2006

Miniserie

Si por algo son importantes los comentarios de nuestros (pacientes) lectores, es porque ellos, a más de retroalimentarnos, nos generan nuevas ideas. Nos gusta saber sus palabras, amigos. En esta ocasión, un comentario al post "Dis-traer" generó en Carlos Eduardo otro comentario en el que terminaba afirmando algo así como que los poetas se suicidaban los domingos a eso de las 5:30 p.m.

Como una segunda voz que nace de uno mismo, Carlos E. se dijo que esta idea ameritaba un Escrito Cotidiano. Yo lo oí, y me he unido a la iniciativa. Aquí están, a continuación, los tres textos surgidos desde el tedioso sabor existencial de un domingo media hora antes de que el sol empiece a ocultarse y las gallinas huyan a la noche.

Son ellos un tríptico, como una miniserie: Ética de Gallinas, Tarde de Domingo, y Revolution.

3 comentarios:

Pepito Ramone dijo...

Cierto es. Pero a mi se me hace que el problema es mas del señor lunes que del mismisimo mingo. suerte.

Yreal dijo...

No sé si sea válido solo para los poetas, yo conozco algun@s que los domingos los sumergen en la mas profunda depresión. A mi me gustan, porque cuando puedo escapar de compromisos sociales los uso para no bañarme, comer, leer y estar en la cama sola o acompañada.

un abrazo

alcabanzo dijo...

Bueno, sabía que Chucho era Dios (¿lo es?), pero no sabía que El Chucho era el diablo... en fin. Gracias por la visita...