miércoles, junio 14, 2006

Grito

Estaba en Oriental. Tenía algo de platica, entonces no fui a Sur. Pero, como llegué tarde, me tocó ver el clásico junto a una barra entera de hinchas del Medellín. No es lo mejor, pero eso es preferible a nada. Todavía no salía de la pena de tener que estar rodeado de rojos, cuando ¡pun!, gol de Medellín. 1 - 0 ¡No puede ser! Y no sólo me tocó aguantarme la rabia, sino además celebrarlo con ellos.

Se acabó el primer tiempo. Tuve que soportar los comentarios de esos manes describiendo cada detalle del gol y de todas las jugadas en las que el rojo había estado a punto de aumentar la diferencia.

Estaba lloviendo mucho. Se estaba terminando el segundo tiempo, y ellos ya tenían plan para celebrar. Hasta me habían invitado. Yo les dije que sí, qué más iba a hacer. Y cuando buscaba la salida, sentí un grito: ¡GOLAZO!, empatamos 1 - 1. Me dieron ganas de gritarlo a los mil vientos, pero no podía. Antes me tocó fingir tristeza.

A los pocos minutos el partido terminó, y yo salí corriendo a buscar dónde cantar ese gol que tenía atrancado en la mitad de la garganta. Me metí a una calle detrás del Obelisco, y ahí fue. Pero cuando iba en la mitad, se me aparece un man de camiseta roja, medio serio. Mi gol no alcanzó a ser cantado, y yo pensé que me iban a cascar. Me salió una lágrima, es difícil de describir… y el man como que entendió y me abrazó, y me dijo, “Sabe qué, usted y yo tal vez seamos de equipos contrarios, pero amamos a nuestros equipos, y eso es lo que vale ¡Que viva el fútbol hijueputa!”, y nos abrazamos como niños chiquitos llorando. Eso fue hace como cuatro años.

Al terminar su relato, mi tío, que ha atrapado a toda mi familia con su historia, recuerda que el fútbol es una pasión. Como si hubiera sentenciado una máxima, acaba su último trago de ron, y sigue bailando.

(Recuerdo de un día del padre).



*Carlos Andrés*

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece un gesto bastante lindo el que tuvo el hincha del medellin, ya que todas las personas somos diferentes y hay que respetar las diferentes formas de pensar, nadie elije por uno, no sabe que es lo que quiere y le gusta. aunque muy guapo tu tio aguantarse los goles del otro y estar deseando gritar y sin poder. krolina

Anónimo dijo...

me parece un acto de tolerancia y un gesto noble de parte de tu tio por que se aguanto los goles del equipo contrario y del hincha del medellin, que lo abrazo. jakelina

DIANA TAMAYO dijo...

En ésta temporada de Campeonato Mundial de Futbol, se observa el entusiasmo de las personas; tanto hombres como mujeres para participar del encuentos entre los paises, con el fin de obtener el triunfo y mostrar lo mejor de sus competidores.

beatrizbejordan dijo...

Es bastante divertida la historia del tio del grito por que nos damos cuenta de que todos somos diferentes y tenemos gustos distintos referente a la hincha que tenemos como preferencia los rojos y los verdes en esta caso del Fútbol. Es importante resalta que en la diferencia convivencia.

Anónimo dijo...

El FUTBOL ante todo es un deporte, despierta pasiones y tiene miles de seguidores en el mundo, pero es completamente absurdo la posicion que desde hace algunos años han ido asumiendo los mal llamados "hinchas" para los cuales el futbol es solo motivo de riña y discordia.
Copiado de modelos europeos y argentinos, basicamente, el hicha colombiano le ha dado por creer que ir a alentar a su equipo equivale a violentar al contrario, y todo porque?.
No tendriamos porque acallar nuestras ansias de gritar cuando ante una jugada fulminante el balon termina ingresando dentro de la red, y me parece absurdo que tengamos que aguantarnos para no incomodar a los hinchas que a nuestro lado apoyan al equipo contrario, mas aun,me parece ridiculo tener que celebrarles los goles!.
Entonces, que puede ser mas perjudicial ¿atrapar nuestro grito en el de otro hincha para que no me maltrate o seguir fomentando la intolerancia de los desadaptados?, bien y 10 puntos al hincha que en medio de la calle no tuvo problema en reconocer que lo que importa no es el color sino el buen futbol y ante todo los buenos espectaculos.
Finalmente en Colombia hace mucho tiempo que dejamos de pelear por ser de un color o de otro, entonces ¿para que volverlo a fomentar en un campo deportivo?, n.a.p.a.

Luz Stella dijo...

es importante saber respetar los gustos y preferencias de los demas por que, que tal que a todos nos gustara lo mismo, en el deporte como en toda ficcion se debe tener en cuenta que el respeto es parte fundamental del ser humano y comienza en detalles tan pequeños de saber que todos tenemos diferentes formas de pensar y de escoger, el texto del grito es traumatizante por que lastimosamente hay personas que no van a disfrutar del deporte si no a competir por el poder del mas fuerte, de esta manera se esta acabando con los valores, dando mas importancia al poder del que mas golpee que del que mas disfrute, el futbol es una ficcion deportiva y como tal hay que disfrutarla nada se gana con pelear por un gol, ya que al dia siguiente gane el que gane hay que seguir trabajando.

Luz Stella dijo...

es importante saber respetar los gustos y preferencias de los demas por que, que tal que a todos nos gustara lo mismo, en el deporte como en toda ficcion se debe tener en cuenta que el respeto es parte fundamental del ser humano y comienza en detalles tan pequeños de saber que todos tenemos diferentes formas de pensar y de escoger, el texto del grito es traumatizante por que lastimosamente hay personas que no van a disfrutar del deporte si no a competir por el poder del mas fuerte, de esta manera se esta acabando con los valores, dando mas importancia al poder del que mas golpee que del que mas disfrute, el futbol es una ficcion deportiva y como tal hay que disfrutarla nada se gana con pelear por un gol, ya que al dia siguiente gane el que gane hay que seguir trabajando.

Carlos Andrés dijo...

Más que un comentario, n.a.p.a realiza un verdadero análisis del asunto. A mí me encanta la historia, y cada que mi tío la cuenta, yo vuelvo a escucharla. Él le pone toda la emotividad del caso. Incluso me daría pena que viese este post porque mi escritura nunca alcanzaría a generar la mitad del sentimiento que él le pone al contarla.

Qué bueno ser buenos hinchas (la redundancia es intencional), pero buenos en todos los campos: ser hincha de los hijos, de la novia, del jefe (¡!), del vecino... no sé; como señala n.a.p.a un hincha es, ante todo, un ser que ad-mira, y la admiración es, por principio, positiva.

Pienso en la mirada de una madre, de una tía o una abuela... sólo hay amor en sus ojos, es una mirada que nos hace buenos, nos ennoblece, nos cubre de paz.

Qué cursi ponerlo en esos términos, pero eso es ser hincha, es ser admirador. Y un buen admirador, cuando se encuentra con un admirador de lo contrario no tendría por qué sentirse vulnerado, sino identificado. El gesto de este hincha me encanta por eso, porque en medio de su rabia le reconoció al diferente la posibilidad de Ser.

Anónimo dijo...

Sí, el fútbol es una pasión, por la que muchas personas que no han podido controlar sus impulsos y sólo se dejan llevar por el fanatismo, terminan ocasionándole complicaciones a sus semejantes, qué bien por el Tío, supo sortear su desacuerdo como su exaltación, por temor a una represalia o porque respeta el sentir de los demás.

CHOPA

Anónimo dijo...

Ha claro des de un principió que no me gusta para nada el tal fútbol; dicen que hombre que no le gusta el fútbol es gey, tan bobos lo que piensan eso. Es saber respetar los gustos y preferencias de los demás por que, que tal que a todos nos gustara lo mismo, el fútbol ante todo es un deporte, despierta pasiones y tiene miles de seguidores en el mundo, pero es completamente tonto la pasión que desde hace algunos años han viniendo asumiendo los llamados isque "hinchas" para los cuales el fútbol es solo motivo de pelea cosa que me parece lo mas bobo como si el fútbol les diera de comer como para peliar por mi equipo. Me disculpo por todos los que escribieron sus comentarios por que es que hay gente que le gusta demasiado el fútbol y eso es de respetar. DIGOJOLO