lunes, junio 19, 2006

Cinco Segundos

Fueron cinco segundos y una jugada fantástica... pase de profundidad, puntazo del delantero, rechazo en el arco y guardametas que corre con balón hacia la portería contraria.

Movimientos impecables de tres niños de colegio, vistos desde un carro en movimiento. Ninguno de ellos sobrepasaba los 40 kilos de peso, el metro veinte de estatura ni los 8 años.

El proyecto de Mia Hamm era la portera. El niño del pase glorioso, un Beckham en crecimiento. Y el jovencito del derechazo un Ronaldihno en miniatura.

Mientras tanto, Holanda y Costa de Marfil jugaban en Alemania. Ni las fichas negras ni las blancas mostraban la pasión y el ímpetu de este trío en el reino mágico del recreo.
- Carlos Eduardo -

10 comentarios:

Carlos Andrés dijo...

!Que viva el fútbol callejero¡ Sin él, no tendría las únicas cicatrices que (aunque pequeñas) tengo por mostrar de alguna aventura de riesgo en mi vida. Además, pude ser por algún tiempo el mejor guardametas que se hubiese visto en mi barrio por aquel entonces. Mi cuarto de hora fue en realidad menos que eso. Pero triunfé, alcancé la gloria.

Carlos Eduardo dijo...

Pues, para serte franco, solo recuerdo la anotación de un gol en mi vida. Y eso no tanto por el gol, sino por que mi mamá estaba estrenando máquina de tejer y me hizo una camisa a rayas celestes y un par de medias que le hacian juego. A mi me gustaban mucho. Recuerdo al portero de tercero de primaria que bostezaba mientras yo me acercaba "peligrosamente" hacia el arco. El grito de triunfo de mi propia garganta también lo recuerdo.

Fredy dijo...

Jugar el partidito por la cuadra es una elegancia. Uno se siente campeón por unos momenticos. Los domingos es religioso jugar el picaito, el desafio ó como lo quieran llamar.

Jonatan Gomez dijo...

ptofesor es bueno saber como una pequeña anecdota que ocurre en un momento inesperado se convierte en algo tan interesante y que llama la atencion. Good job

Diva dijo...

Qué ternura!
Recordé a mis sobrinos jugando en el patio de la casa de mi abuelito, creyéndose en el máximo mundial de fútbol.
Luego ganadores y perdedores, entraban sedientos (y hambrientos también), todos sucios, con moretones y raspadas en los codos y rodillas. Lo disfrutaban!

german dijo...

El futbol es una pasion que genera odios y amores, alegrias y desazones, se nace con el futbol, y se quiere una camiseta, de niño la pasion por el picadito en el recreo es maximo y mas aun cuando se estrena ¨cuero¨

Me hiciste recordar cuando de pequeño jugaba y recuerdo el dia en que hice una gambeta al mas duro del colegio, ese dia fue grandiosssso..

margarita dijo...

El juego de futbol es lo que mas envidia me dio de los hombres pues aunque las mujeres tambien juegan no es lo mismo, ademas mis unicas incursiones fueron un fracaso. Esa es la unica razon por la cual hubiera querido nacer hombre, y embarrarme jugando con mis amigos. pero bueno como no se puede pues me limito a disfrutarlo viendo jugar a los demas.

NAGO dijo...

CARLITOS ESTA ES LA MEJOR EPOCA DE LA VIDA, EL COLEGIO.. LASTIMA QUE NOS DAMOS CUENTA DE ESTO SOLO CUANDO YA ESTAMOS FUERA DE EL O PARA TERMINARLO, ESTOS NIÑOS JUEGAN COMO DIOSES PORQUE SIMPLEMENTE DISFRUTAN HACIENDOLO Y NO POR UN TRABAJO O POR DARLE GUSTO A UNA FANATICADA..

Carlos Eduardo dijo...

Pasión es la clave... en la vida todo lo que se hace con pasión, se disfruta al máximo.

Anónimo dijo...

Recuerdo cuando mis dos cuñados jugaban futbol y mis hermanas los miraban desde el balcón de mi casa (para ese entonces ya no vivian conmigo). Yo tenia 13 años, y en mi mundo de fantasia solo habia cabida para soñar con que algún día mi novio o esposo jugara con ellos y yo estar ahi en el balcón...