domingo, agosto 30, 2009

Cortometraje basado en Pizarnik

Es interesante como la realidad oscura y suicida de la poetisa argentina se ve reflejada en este cortometraje lúgubre y aciago. Me recuerda ligeramente el mundo donde viven los personajes asesinados de la pieza teatral de mi amigo español Ricardo Muñoz José.

Si tenemos ojos críticos para esta pequeña pieza maestra, podremos entender que el arte, más allá de lo estético, debe producir sensaciones... no siempre de agrado o de amor.

El mal arte es el que no produce nada, el light, el inocuo. En el arte, un buen desprecio o una mueca de fastidio siempre serán mejor que la mirada indiferente del perceptor.

Infortunadamente, Hollywood nos ha convencido de que en un film siempre el malo es castigado, que todo sucede al exterior de los personajes, que cada quien recibe su castigo, que la más hermosa se queda con el más rudo, que las cosas son perfectas en el mundo hipócrita del celuloide.

Sin más preámbulos, les dejo con esta pieza que encontré mientras buscaba otra cosa y que me fascinó por su profundidad simbólica.

- Carlos Vásquez -