sábado, julio 08, 2006

ASUNTOS PENDIENTES



Como sol a media noche refulgían los zarcillos de la señora en los ojos del ladrón. Radiante y cercano a la escena, saboreaba la idea de cuánto dinero podría obtener al vender las preciosas joyas.

Tan pronto como la alcanzó, le pidió amablemente que, para evitar daños mayores, le cediera los pendientes; ella, sin más, los entregó, como quien da algo de lo que tiene mucho.

Él, pícaro de mil asaltos, recordó, durante la risa de sus amigos del mercado negro, que no todo lo que brilla es oro.



*Carlos Andrés*

5 comentarios:

Carlos Eduardo dijo...

Ladrón que roba a ladrón tiene cien años de perdón.

Anónimo dijo...

Si, es verdad que en ocasiones las cosas nos salen mal, simplemente porque suponemos o nos dejamos llevar de una primera impresión, creando oportunidades donde no las hay. xiomy

Anónimo dijo...

esto sucede porque somos buenisimos para idealizar bien sea las cosas o las personas. MAGO

Anónimo dijo...

ni todo lo que brilla es oro, ni la luna es de pandequeso, y que va por lana sale trasquilado. tenemos un desequilibrio mental y emocional tan fuerte que nos lleva a dejarnos guiar siempre por la primera impresión. ¿que tan inexperto era tu ladron para dejarse confundir?, a veces es mejor un buen tiempo de evaluación antes que una rapida y mal lograda ejecucion. np

Anónimo dijo...

me gusta tu forma d epensar felicitaciones