lunes, julio 10, 2006

AMOR LUPINO

Relato breve por Carlos Eduardo Vásquez.

Al final de la noche estabas tú. Mis pies besaban el camino hacia tu casa. Cada latido gritaba tu nombre a la sombra de los pinos contra la cerca.

Llegué al pie de tu puerta y me ovillé para esperarte... ¡qué deliciosa carne!

Caperucita, nunca sabrás cuanto amor inunda a este pobre lobo, ahora que te siento tan cerca de mi corazón...

10 comentarios:

Carlos Andrés dijo...

Me pusiste a pensar que en el corazón del lobo puede haber ternura.

Anónimo dijo...

Carlos que relato tan bonito, hace volar la imaginacion.
el lobo puede ser una persona determinada que aparenta ser fuerte y que da terror, pero por dentro puede ser una persona super especial, como dice el dicho " mira la escencia no las apariencias" krolina montoya

Anónimo dijo...

Pues a mi me parecio grotesca la comparación, al pensar en el lobo y caperucita de inmediato la mente lo lleva a uno al cuento y bueno a toda la connotación que refiere su contenido.
Ahora por el hecho de manifestar cuanto amor hay en su corazon solo puedo decir, cuantas veces, a cuantos seres, les tenemos infinito amor y ni por enterados se dan, es como si fuera solo una utopía, o peor aun, en el mejor de los casos es solo un amor unidireccional.
No es facil quedarse queriendo solo y como dice la cancion: "Si me quede queriendo solo como hacer para obligarte".
Por último para que sepa cuanto amor hay en el corazón hay que decirlo, yo soy fan de los estrellones siempre y cuando mi corazón se desahogue.

Anónimo dijo...

!que amor¡ igual se la comio.xiomy

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con el usuario Anomimo. krolina

german dijo...

Si esta cerca del corazon ,no es precisamente por que exista afinidad sentimental entre el lobo y caperucita, sino por que geograficamente el corazon esta muy cerca del estomago donde reposa placidamente la pequeña caperuza....

yehandra dijo...

yehandra

Ciertamente a veces somos lobos y en otras caperucita. Pero indiferentemente, de quien se sea,nos encanta ser devorados y devorar con locura

yehandra dijo...

yehandra

Ciertamente a veces somos lobos y en otras caperucita. Pero indiferentemente, de quien se sea,nos encanta ser devorados y devorar con locura

diana. dijo...

En el amor como en el futbol siempre hay un perdedor, o como dice Carlos Eduardo: un lobo y una caperucita.

Anónimo dijo...

Yehandra, veo que tienes un blog sin estrenar. Dale vida a ese blog, publica tu primer mensaje y llena tu perfil.