lunes, mayo 29, 2006

El Preso, la Prisa y la Prosa

Se llama “Niño”. Su casa dorada se levanta a un metro del suelo. Canta de alegría en las mañanas y de tristeza en las tardes. Languidece en soledad hace un par de años. Es blanco y hermoso. Dos hilos grises lo recorren desde el hombro hasta la punta de sus alas. Igual que yo, es un prisionero. Si la libertad no significara su muerte ya lo habría liberado.

Hoy salí al patio para saludarlo. Inmóvil frente a él, lo observaba con una mezcla de pesar y alegría. Quizás por mi quietud, el otro personaje de esta historia no percibió mi presencia. “Niño” se agitaba inquieto. Afiló su pico contra el travesaño y de tres saltitos recorrió su celda.

De pronto, un soplo de libertad verde iridiscente que agitaba sus alas con velocidad se detuvo junto a nosotros. Minúsculo y burlón miró hacia la jaula con aire de conmiseración. Detrás de los barrotes, “Niño” leyó los caminos del colibrí en sus ojitos de botón y su alma de canario sonrió. El néctar resbalaba por el pico del recién llegado.

En ese momento, el pajarillo me descubrió. Le hizo una venia a su amigo y se alejó con rapidez dejando un zumbido verde en el recuerdo. Por largo rato, los ojos del canario siguieron clavados en el firmamento… Luego, me miró.

Sentí una profunda tristeza por él y por mí. Era tarde. Apenas tuve tiempo de ponerme mi traje a rayas blancas y negras y de ajustarme con firmeza los grilletes a los tobillos. Agarré mi maletín, me tomé una taza de café y salí a trabajar con la misma prisa petulante del colibrí.

- Carlos Eduardo -

11 comentarios:

DORA LUZ SIERRA GRACIANO dijo...

Me parerece que como ese pajarito encerrado en esa jaula se debe sentir una persona cuando está obligado o sometido a algo, aveces contra su voluntad o aveces por las circunstancias de la vida. Ser preso no significa estar bajo una reja, sinó estar subyudago a una exigencia de alguien

Carlos Andrés dijo...

Estoy de acuerdo con la opinión de Dora Luz. Y agregarí que eso que en ocasiones nos priva de la libertad, también puede provenir de nuestro interior. En ocasiones somos esclavos de nosotros mismos.

En cuanto a la escritura, debo decirte Carlos, amigo mío, compañero de tantas batallas, que es uno de los textos más literarios y menos parecidos a crónica de lo que has publicado hasta ahora.

Hay un tono evidentemente literario, lo cual, por cierto, me agrada. También debo confesar que me costó segunda lecutra comprender la historia.

Carlos Eduardo dijo...

Tienes razón, se me salió el poeta.

Yuliana Marcela Patiño. Sillas Vacías 1017136094 dijo...

Inspiración de poeta. Un poco triste el relato pero muy bonito. No para llorar pero si para reflexionar un poco de la vida que llevamos. Somos libres o presos de nosotros mismos.

Anónimo dijo...

yo si lo entendi perfectamente la primera vez que lo leí.

DIANA TAMAYO dijo...

Si, nos ubicamos en el caso del pequeño canario, esa pequeña jaula que es su mundo, su espacio, el se siente felíz, alegre y desde alli, hace lo que mejor sabe hacer "cantar" sin dejar de observar prisión o libertad sin rejas de otros

jairo betancur dijo...

me parese una historia buena por que nos hace pensar muchas cosas en lo que nosotros podemos hacer para sentirnos bien noesotros mismos

Maria Celina Zapata c dijo...

MARIA CELINA ZAPATA CARDONA

Me parerece que como ese pajarito encerrado en esa jaula se debe sentir las personas cuando están obligados a algo,cotra su voluntad o aveces por las circunstancias de la vida. estar preso es algo muy feo en todo el sentido de la palabra

Luz Stella dijo...

Cuando quieres ha alguien debes dejarlo libre,si elvuelve a ti es tuyo,si no vuelveespor que realmente no leinteresas.Este texto me ha hecho recordar cuantas cosas imposibles quiere uno y no siempre se pueden obtener en la vida hay que entender queno todo loque uno desea lo puede alcanzahay cosas verdaderamente dificiles y que hay momentos en en los cuales debes sacrificar unas cosas para obtener otras,no debes ponerte triste por lo quepierdes ya que vendran muchas cosas mejorer.

BJ PATIÑO dijo...

ES UN POEMA UNA LECTURA MUY TRISTE PERO QUE NOS HACE MEDITAR SOBRE LO QUE ESTAMOS HACIENDO SERA QUE SI SOMOS LIBRES O PRESOS DE NUESTRO DESTINO ---PONGANSEN EN EL LUGAR DE LA AVES QUE ESTAN EN JAULAS Y DIGAMONOS SI VALE LA PENA ESCUCHAR A ESTOS ANIMALITOS CANTAR NO DE ALEGRIA SI NO DE TRISTEZA POR LO MENOS LOS HOMBRES QUE ESTAN EN LAS CARCELES SON POR SUS PROBLEMAS Y O POR LAS INJUSTICIAS DE LA LEY CIEGA...

Juan Carlos Restrepo dijo...

Definitivamente aparte la gente se crea su propio mundo y algunos se niegan a salir de el