domingo, mayo 21, 2006

¡Qué Viva Mitú!

Otro Escrito Cotidiano enviado por mi amigo Germán Gil...

A las 6 de la tarde, después de nuestras ocupaciones diarias, nos reuníamos a estudiar inglés como de costumbre. El profe nos dictaba las clases más baraticas por que eran en grupo y por que personalizadas eran más costosas y nos divertíamos menos.

En todo grupo de seres humanos que se reúne con algún propósito siempre existen todo tipo de personajes al estilo película gringa. El moreno, el latino, el homosexual y, como no, el protagonista que decide volverlo un “asunto personal” después de que hieren de muerte a su compañero que al final resulta ser el primo hermano de la cuñada de “El Mocho”… en fin, éramos todos un Corin Tellado criollo…

No recuerdo bien si habíamos pasado ya las primeras cinco clases en donde el verbo “to be” lo agarra a uno a patadas y los verbos irregulares le vuelven añicos el orgullo patrio y sale uno con ganas de pedir la visa o de cantar el himno nacional, en inglés por supuesto, cuando, de pronto, el "teacher” nos informó que iba a hacer un examen oral… ¡No, Dios mío! y la pena tan “berraca” de embarrarla al lado del "duro”. Después de cinco clases, lo mínimo era no herir su orgullo de docente y responder con la valentía de aquellas épocas en que recitábamos la tabla del ocho o “Rin rin rencuajo”…

Y, si señores, empezó con el cuentico aquel de “Where are you from?” al que responde el pelagato: “I am from Colombia, and you?” y así sucesivamente…

Y empezamos con la ronda gringa...

- Where are you from? – preguntó el profesor.
- I’m from Colombia and you? - Respondió con gallardía y orgullo patrio mi compañero que de al lado.

La compañera que seguía, esgrimió una frase que, además de corta y anti-sintáxica , cambió por completo el color gris de aquella tarde paisa.

- Me Too! (mii--tuú)

Fue en ese preciso momento, cuando el “hada de las lenguas” se posó sobre una de mis compañeras, a quién no le tocaba el turno. Fue tanta su emoción al escuchar de una de sus cómplices de aprendizaje, el vocablo aquel, que solo atinó a decir con ese tono alto y orgulloso de quien después del destierro vuelve a sentir su patria:

- Como así, mija… ¿Usted también es de Mitú?

Como diria "Osquitar" Agudelo: hubo un ¨silencio sepulcral¨. Un momento después unos reían mientras otros no entendían lo que pasaba. Yo, en silencio, miraba al "teacher" y me decía a mi mismo…

¡Qué carajos! ¡Qué viva MITÚ!

Ver también Ojo por Ojo.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

La chica tiene una personalidad a toda prueba. La inocencia es muy linda... o quizás la añoranza de la tierra es muy intensa.

Excelente escrito.

beatrizbejordan dijo...

Hoy es uno de esos días que la enseñanza en equipo es importante y da mas apredijaze al ser humano como tal.

Pero la muchacha como se dice ante todo la personalidad.

esto nos muestra que debemos aprender mejor nuestro idioma antes de comprender, leer, escuchar y hablar el ingles; es lo que opino referente a "Qué viva Mitu". Es tiempo de ser y no parecer.

beatrizbejordan dijo...

corrección de aprendizaje en Qué viva Mitu

NAYLA R dijo...

mi comentario,es sobre mis lugares favoritos, me gusto mucho ya que mensiona lo bonito que es apresiar la naturaleza.
y volorar lo que la vida nos ofrece no solo la material sino lo espirituaa, todo lo que esta en nuestro alrededor.

NAYLA R dijo...

mi comentario,es sobre mis lugares favoritos, me gusto mucho ya que mensiona lo bonito que es apresiar la naturaleza.
y vAlorar lo que la vida nos ofrece no solo la material sino lo espirituaL,Y todo lo que está en nuestro alrededor.

NAYLA R dijo...

mi comentario,es sobre mis lugares favoritos, me gusto mucho ya que mensiona lo bonito que es apresiar la naturaleza.
y vAlorar lo que la vida nos ofrece no solo la material sino lo espirituaL,Y todo lo que está en nuestro alrededor.

Anónimo dijo...

I'm impressed with your site, very nice graphics!
»