viernes, diciembre 22, 2006

CON EL PERDÓN DE LOS OPTIMISTAS...



Otro año termina,
Luces multitonales
Alumbran su despedida.

La muerte rutinaria
Visita a los años moribundos.

Atrás quedan los cadáveres:
Trescientos sesenta y algo…
Uno más uno menos, bah!
Y “nosecuantos” millones de latidos
¿Quien le presta atención a eso?

¡Yo no!

Soy otro amasijo más de carne,
Solo que un año más viejo…


Carlosé



    4 comentarios:

    Astrolabio dijo...

    Me temo que eres más que un amasijo de carne, Carlosé: un amasijo de sueños, de propósitos y cotidianidades, que no está solo en el viaje de vida que ya has emprendido. ¡Feliz Navidad con los tuyos! Cordial saludo.

    MACARENA SALAZAR dijo...

    Hola gracias por pasar por mi blog, vuelva cuando quiera, es bienvenido, feliz navidá...


    MAQUI

    Yreal dijo...

    Y si, es una manera de verlo. Somos mas viejos, nos acercamos a la muerte, pero es así. Tratar quizás de que cuando llegue haya buenas cosas que contarle no?

    saludos

    y

    Xiomy dijo...

    El tiempo se pasa cómodo, pero nos deja cargados de un montón de cosas buenas o malas: amigos, situaciones, recuerdos, proyectos, logros... y EXPERIENCIA "un año más de experiencia" en las leyes de este mundo. Así veo la agonía de este año.