domingo, junio 03, 2007

Sin Título

Esta es la noche de los lobos,
Sus aullidos arden en los oídos.

Bajo la piel viva,
Los terrores se sacuden del espanto de vivir.

Luego el silencio…

Y ese acto de quietud,
Roto por el violín de un grillo
Sube el volumen de mi soledad.

A ritmo paquidérmico,
Las promesas rotas y las parábolas inconclusas
Se dan codazos y puntapiés,
Luchan por salir…

Peligroso arte, para la cristalería de mi mente.

2 comentarios:

Xiomy dijo...

Que bonito. Un buen reflejo de tu momento actual.

diana. dijo...

muy lindo.