miércoles, junio 20, 2007

HASTA LUEGO, ABUELITA

Escrito Cotidiano por Diana Montoya


Bajita, muy bajita; con el cabello blanco-blanco; su rostro arrugadito como una pasa, y lleno de lunares y muy encorvadita, la mayor parte del tiempo vestía con una falda larga blanca llena de flores pequeñas, menudas y negras, una blusa…no recuerdo el color. Siempre asistía a misa de 12 am los domingos, al entrar a la iglesia se cubría la cabeza con el pañolón, como ella lo llamaba. Cuando por alguna razón no podía ir a esa misa, iba a la de las 7 pm, yo siempre la acompañaba, a demás tenia una colección de bolas de cristal y a todos sus bisnietos nos regalaba de vez en cuando una o dos bolitas (llegue a tener mi propia colección), a mí me regalaba monedas, siempre sospeche que las tomaba de la venta de helados que tenía una de sus hijas, pero nunca lo confirme. Su edad ya superaba los 90 años.

Cuando murió, lleva ya varios días en cama, se expresaba con mucha dificultad y no se le entendía lo que decía. Un día de febrero se murió, no recuerdo muchos detalles de ese día, pero hay uno que me ha acompañado siempre.

No vivía conmigo, 3 o 4 cuadras nos separaban, el día en que murió, fui hasta su casa, estuve unos minutos parada en la puerta principal y no quise entrar a verla…no quise…lo pensé pero preferí regresarme. Horas después, en la tarde, creo, un tío llega hasta mi casa y nos cuenta que mamita chiquita había muerto, que ya no estaba, que nunca más estaría...

Siempre que la recuerdo me pregunto por que carajos no entre esa mañana a despedirme, a decirle lo mucho que la quería, lo mucho que la iba extrañar, a decirle que me perdonara por toda mis travesuras, por las groserías, a decirle que no se preocupara por mi, que yo iba a estar bien cuando ella se fuera. Pero no…¡NO QUISE.

Creo que si fuera actriz, y tuviese que recurrir a la memoria emotiva para llorar en alguna escena, sin dudarlo, tomaría este recuerdo, es el único que después de 13 años todavía produce lágrimas.



2 comentarios:

Carlos Andrés dijo...

Hey, bastante triste tu recuerdo.

Xiomy dijo...

En realidad es muy triste. En lo personal me acuerda de mi abuelo paterno al cual le dio una embolia, al principio todo el mundo reacciona de manera intensa a esa situación; yo fui una que dure 3 meses ayudándole a mi abuela con su cuidado… pero después de un año y medio el ultimo rumor que escuche es que lo quieren meter a un asilo (en lo personal me parece triste por que a duras penas camina).

Yo se que ese no es tu caso… el punto es que siento que vamos a sentir un remordimiento parecido cuando llegue a faltar.