domingo, noviembre 12, 2006

El Piojo

Escrito Cotidiano por Xiomy.

Todo sucedió anoche. Estábamos viendo la tele cuando recibimos la visita de un inquilino. Nadie lo invitó. A todos nos incomodaba, especialmente a mi madrastra y a mí.

Cuando reconocimos su presencia quisimos desaparecerlo… y eso hicimos.

Después de ver ese ejemplar, pensé muchas cosas, como que hace años éramos uno solo, y que odiaba que mi mamá luchara diariamente con él por mi culpa. En aquel momento comprendí el comportamiento de mamá.

Nuestro visitante; gordo, grande, negro y torpe, pensó que pasaría desapercibido en mi casa, pero no contaba con el contraste que haría su cuerpo oscuro contra la camiseta blanca de mi hermanito y con la curiosidad de mi madrastra.

Ahí estaba… ¡era un piojo!

De inmediato nos pusimos en alerta naranja liderada por las dos mujeres de la casa. Mi papá y mi hermano podrían “tusarse” en caso extremo, pero nosotras… De inmediato, me fui a la farmacia por la “peinilla fusiladora”.

Después de un exhaustivo examen del niño, mi madrastra y yo nos examinamos una a la otra. Nos tranquilizamos porque este piojo parecía ser el primero y el último.

Pudo haber sido muy grave. ¡Tengo piojos! No soportaría que me llamaran “la piojosa”. Tendría que adoptar una actitud diferente con mis amigos para no contagiarles el “mal” y la picazón en la cabeza. Definitivamente no lo quería ni para mi familia, ni para mis amigos y mucho menos para mi.

Este consejo les doy, porque Xiomara soy (ja ja ja). Mentiras, ¡ojo! Miren en donde, cómo y con quién exponen su cabeza (es válido para droga, alcohol, ideas, personas y piojos) podría ser peligroso. Uno nunca sabe.

No siendo mas… a los de acá los quiero y a los de allá también.

5 comentarios:

diana. dijo...

Recorde aquellos viejos tiempos en la escuela, y la lucha de mi madre con mis piojos. Tenes razon en algo: la cabeza se debe cuidar, y no olvidarla por ahi.

Carlos Andrés dijo...

hay cosas, como los piojos, que "simplemente" salen con una peinilla fusiladora.

Pero... cuando a uno lo contagian de ideas, emociones, o sabores... ¿qué peinilla puede sacarlos de la cabez de uno?

Bueno texto, Xiomy, veo que te vas metiendo con la narración, y eso es bueno.

Bueno... no sé si bueno, pero al menos entretiene.

Diva dijo...

Me encantó el post mi Xiomy! Tiene un toque de chispa que hace ver el famoso temita, mucho más deportivamente de lo que realmente es. Muy bueno.

A los Cotidianos... gracias por la invitación. Sería un honor para mí escribir por estos lares, así que me pondré pilas y buscaré inspiración.

Saludos

Carlos Andrés dijo...

Diva... no busques la "inspiración" muy lejos. Cocinar, eso a lo que te dedicas, es ya una obra de arte. Eso consta en tu blog. Por acá serán bienvenido lo que venga de ti, comentarios, opiniones, Escritos, en fin. Y, por qué no, una invitación a comer en el lugar donde trabajas.

Carlos Eduardo dijo...

Mi abuela decía que a los niños no les iba tan mal si les pegaban los piojos en el colegio por que eso dizque ponía el pelo bonito.

Personalmente, en el colegio de mi niñez, se consideraba motivo de burla y de desaseo.

Yo sufrí de ese problema alguna vez y me sentía como un cuero. Por eso, como dice Carlos Andrés, trato de no dejarme meter muchos bichos enn la cabeza.

El remedio se llama:

"CRITERIOL"