martes, agosto 01, 2006

Hola, jotito!

Escrito Cotidiano por Carlos Eduardo Vásquez.


El año pasado, en Dallas, un pastor bogotano y su esposa me invitaron a almorzar después del servicio. El tema de la charla fue la comunicación. “Uno de los inconvenientes de la congregación latina - decía el pastor - es el uso de modismos, pues, los congregantes, conforme a su región, utilizan palabras a veces incomprensibles.”

Me contó sobre una familia mexicana que esperaba la llegada de un primo del D.F. y querían que el pastor les ayudara a encaminarlo.

Cuando pidió más detalles sobre el primo, ellos se limitaron a decirle:

- Pos, es “joto”, pastor.

Al pastor le pareció un nombre un poco raro y les prometió su ayuda. El siguiente domingo, después del servicio, “Joto” estaba junto a su familia. El pastor lo saludo con una sonrisa.

- ¡Hola Joto!, ¿Cómo estás? ¿Qué tal el viaje? ¡Qué alegría tenerte por aquí!

La conversación trascurrió igual, incluso, el pastor, con su bogotanísima costumbre de usar el diminutivo, terminó diciéndole “Jotito” al muchacho.

La familia se moría de vergüenza. No podía creer que su confianza hubiera sido traicionada por su guía espiritual.

El pastor despidió a “Jotito” con la satisfacción de haber regresado un alma perdida a la senda del Señor.

Una hora después la señora de la casa lo llamó:

- Pastor, nos hizo quedar como un trapo, si lo de “joto” se lo habíamos dicho en confianza, nomás.

Después, la señora le explicó que en México, “joto” es un término peyorativo para homosexuales y afeminados. El pastor se sintió realmente mal.

El final de la historia, al mejor estilo Tex-Mex, llegó junto a una risita nerviosa... El pastor me contó entre avergonzado y divertido que el amigo ‘jotito’, como en la ranchera, “ni por la silla volvió...”


Leer también Daily Readings

7 comentarios:

Anónimo dijo...

muy charro;me gusto tu texto se me hizo divertido. pobre pastor... de veras que no falta el mal entendido.xiomy

Carlos Andrés dijo...

bah... "trágame tierra"

Diva dijo...

Pobre pastorcito!
Me muero de la pena!

Anónimo dijo...

ME PARECE MUY DIVERTIDO, PUES A MI ME PASO ALGO IGUAL. PERO SIN SALIRME DEL TEMA, CREO QUE SI NOS PREOCUPARAMOS POR SABER SOBRE TEMAS COMO ESTE, NOS EVITARIAMOS MUCHAS VERGUENZAS.
PERO IGUAL QUE RISA Y QUE OSO TAN GRANDE ¡POBRE ROLITO!

yesenia astrid dijo...

en realidad la persona que no sabe de tradiciones pasa por inocente y no se le puede culpar. pobre pastor pero ni modo.

luisita dijo...

a veces es nesesario aprender de todo un poquito pues ms de una vez pasanmos por ignorantes por no saber de otras jergas y somos hasta imprudentes por no preguntar acerca de que se trata lo que no comprendemos.

Anónimo dijo...

Muy divertido, a mí me ha pasado esto algunas veces, pero nunca ha sido tan vergonzoso como lo que le paso a este rolito, ¡QUE OSO!