lunes, septiembre 11, 2006

Intentos Aforísticos I

El éxito, discurso que vende millones de libros, conferencias y asesorías, le debe en buena parte su éxito al fracaso. Sin éste, aquél no sería tan rimbombante. Sin embargo, aunque a veces nos disgusta la idea, es bueno defender el fracaso; pero no el fracaso que precede a un nuevo intento. No. Más bien el fracaso que termina con todo, así como una palabra rompe el silencio, o una bala acaba la vida.

A veces, caer para levantarse no es caer; es simple estupidez.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusto tu paralelo entre el éxito a costa del fracaso; lo peor es que dichos libros, conferencias, etc. no cumplen su “finalidad”, yo pienso que es porque las personas que acuden a éstos lo ven más como una herramienta(un tener que hacer) que como otra cosa. Xiomy

Carlos Eduardo dijo...

El éxito también está en escribir libros y desarrollar teorías sobre el éxito. Es como escribir un libro sobre como hacerse millonario y que la única hoja llena al final diga "si quiere ser millonario, escriba un libro sobre como hacerse millonario.

Carlos Andrés dijo...

Con tu comentario, Carlos, me siento como ese comercial en el que un diente se ríe. O sea: es un diente que tiene dientes. Y, me imagino, si vamos a ser consecuentes, a su vez, cada diente tendrá sonrientes dientes y así hasta el infinito.

Como quien pone un espejo frente a otro y... Oooopppssss! se me ocurrió un aforismo... ya vuelvo.