martes, marzo 22, 2011

Bajo las Riendas del Amor -- Capítulo 50

Nunca me gustaron las telenovelas. Me parece que son una suma de ingredientes extractados de la bajeza humana. Algo así como:

Tome una niña pobre, pero hermosa, con una ingenuidad que raye en la imbecilidad; extiéndala en una bandeja de plata para un hombre joven, bien parecido y multimillonario que sea vago y mujeriego. Agregue una villana, igual de hermosa que la protagonista, pero con mucho menos escrúpulos. En una oficina sórdida vacíe la presencia de un hombre maduro, igual de millonario al protagonista, pero desagradable y con una risa entre maléfica y estúpida. Salpimente con acordes emotivos al gusto y ahí lo tiene… el culebrón en su refinado estuche de realidad.

Ayer, recibí un duro golpe a mi mentalidad. Ayer… bueno, este… ayer participé en una de esas novelas mexicanas. En búsqueda del dólar de cada día, terminé haciendo un papel de extra en una escena de ocho minutos de una telenovela de Univisión. Me costó mucho controlar los nervios, pero finalmente las cosas salieron bien. Por un par de minutos, fui el típico gerente del restaurante elegante que atiende a los encopetados protagonistas de la historia… ¡Ja! Lo último que pensé hacer en mi vida...

Tal vez por eso dicen que éste es el país de las oportunidades.

Acerca de:"Bajo las Riendas del Amor"

Ver el video (adelantar hasta el minuto 7:00)

- Carlos V. -

1 comentario:

xiomy dijo...

Que talento el de este muchacho; lo hiciste super bien. Un abrazo.