viernes, noviembre 16, 2012

Tu reflejo sobre la piel del agua - Premio Ascuncultura 2012

Por Carlos Eduardo Vásquez
Primer lugar, VI Concurso de Cuento Universitario Ascuncultura Regional

Los ojos vidriosos de la enfermera miraron a Nana con desprecio.  Por un momento, la imaginó flotando en el fondo del pozo junto a los miasmas y las larvas de zancudo y un rictus de sonrisa se le dibujó en el rostro.  La mujer odiaba el flequillo rubio que no cubría la depresión en la frente de la muchacha, y esas gafas ridículas que el sulfato del tiempo intentaba disolver.  También detestaba que la paciente se estrellara contra las paredes por gusto.  Y le fastidiaban los súbitos ataques de excitación sexual que sacudían el cuerpo de Nana varias veces al día.  Además, había otra razón para su odio…
           
En ocasiones, Nana pasaba las horas mirando la vaca que pastaba al otro lado de la cerca. El crujido de la hierba arrancada y la masticación escandalosa del rumiante la seducían. Le encantaba ver como las venas en el cuello del animal, estimuladas por el goce vegetal, palpitaban con furia. Hubiera querido abrazar ese poderoso cuello coronado por una montaña de nieve negra, pero su poca destreza física y la mirada vigilante de la enfermera se lo impedían.

Nana amaba la enormidad y por eso amaba a Benjamín.  Ella no sabía contar los días, pero sentía que habían pasado demasiados.  Todas las tardes buscaba a Benja junto al pozo, pero él no subía, bien porque no estaba ahí o bien porque ignoraba deliberadamente a la minúscula mujercita que lo llamaba desde la superficie. 

─Bonito mundo allá… ¡Yo vuelvo pa’casá con usté! ─le había dicho Benja a Nana la última vez, mientras señalaba el cielo que se reflejaba en la piel del agua varios metros más abajo.

Benja era grande desde el corazón hasta los dedos.  Pero, aún para su enorme tamaño, la cabeza del muchacho era demasiado notoria.  En ella brillaban unos ojos pardos que escudriñaban el mundo de manera independiente.  El muchacho era el heredero de una inmensa fortuna que jamás había disfrutado por haber nacido enfermo.  Sin embargo, las jugosas donaciones del padre de Benja al hospital le aseguraban al joven su bienestar y compraban la discreción del personal.  El lugar era práctico y funcional.  Las paredes eran blanquísimas y olían a desinfectante de pino. 

Afuera del edificio el paisaje era sobrecogedor.  Parecía que la mano de Dios se hubiera entretenido en las colinas circundantes.  Los visitantes primerizos, incapaces de contenerse ante la belleza, salían al prado para verlo todo.  Sin embargo, entraban un minuto después, desencantados.  Afuera, olía a criatura sin bañar y a carne muerta porque el terreno frente al hospital había sido un vertedero de basura hasta hacía pocos años. 

Nana había sido internada en el sanatorio siete meses atrás.  Su familia la había abandonado ahí porque no soportaba que la muchacha saliera a la calle desnuda,  en medio de la noche, gritando: “¡quero hacé l’amor!”  Tampoco entendían por qué cada vez que llegaba una visita masculina a la casa, Nana desde las escaleras lo miraba con ojos acechantes, la respiración entrecortada y comenzaba a frotar sus muslos uno contra el otro con ruidoso deleite.  Los calmantes recetados atenuaban el furor uterino de Nana, pero la mayoría de las veces ganaba el instinto.

Cuando la enfermera no estaba cerca, Nana se sentaba a esperar sobre el borde del pozo y atisbaba su profundidad.  Desde allí, escuchaba los murmullos del agua mientras retaba su miopía tratando de descubrir una señal de Benja.   A veces, los estremecimientos le daban mientras estaba sentada sobre el brocal.  Entonces, añoraba más que nunca las torpes caricias de Benja y sus besos cargados de afán. 

Nana estaba decepcionada. Tampoco ese día, Benja había querido subir.  De regreso, tropezó con dos árboles de mango y sintió un amago de excitación.  Su cuerpo se estremeció.  Definitivamente, le hubiera gustado que Benja estuviera allí, y haberse escapado con él un par de minutos al cuarto de mantenimiento. 

En la puerta la esperaba la enfermera.

─¡Tome, para que aprenda a no salirse sin permiso! ─le gritó la mujer, al tiempo que le descargaba dos sonoras bofetadas en sus mejillas de porcelana.

Esas atribuciones se las tomaban casi todos los enfermeros con los pacientes de caridad.  Nana entró cabizbaja y humillada y se sentó a ver “Tuya o de nadie”.   A ella le gustaba cuando Andrés del Monte le decía cosas bonitas a Rosa de los Vientos y ésta se deshacía en sus brazos como una polvorosa.  Benja prefería las películas “de balas”.  Por eso habían peleado el día que se conocieron.  El gigante había entrado al salón, sucio de barro y sin decir nada, había cambiado el canal con sus dedos torpes.  Había cinco o seis pacientes más, pero Nana fue la única que protestó.  Primero se habían lanzado temibles balbuceos que sólo ellos entendían. Luego, amagaron golpes y finalmente, empezaron a gritarse.  La enfermera que llegó a imponer el orden les apagó el televisor como castigo.  Los demás internos se fueron, pero ellos se quedaron uno frente al otro mirándose por horas con un sordo encono.     

Sin embargo, al día siguiente se buscaron en la sala de la televisión y se sonrieron con picardía.  Anduvieron todo el día juntos.  Ese día, Benja descubrió dos cosas.  La primera que los estremecimientos de Nana no daban espera y debían ser satisfechos a la mayor brevedad.  La segunda que había algo al sur de su desproporcionado cuerpo que le servía para apaciguar las inquietudes de Nana.

Por eso no les permitían andar juntos.  Ya los habían descubierto varias veces en los laboratorios vacíos, en el cuarto de la limpieza y hasta en los baños.  El padre de Nana había tomado la precaución de operarla para evitar un embarazo, pero la hiperactividad sexual de Nana y Benja generaba incomodidad entre el personal de planta y era un pésimo ejemplo para los otros internos.

…La enfermera tocó la puerta, primero con suavidad y luego con firmeza.  Al no obtener respuesta, entró al cuarto.  Nana dormía de costado.  La cobija había resbalado hasta el suelo.  Nana estaba desnuda porque no soportaba la ropa por las noches.  La muchacha era de una pequeñez dolorosa, sus huesos sobresalían por donde se le mirara, pero tenía la belleza de las personas tiernas.  La enfermera le tocó un brazo y Nana se quejó en sueños.  Luego le corrió el pelo de la cara y Nana se movió hasta quedar boca arriba.  La mujer se sintió aceptada y se despojó de su bata exponiendo el ocaso de su cuerpo al frío de la noche.  Aventuró una caricia desde el hombro de Nana hasta su cadera.  En ese momento el sueño de Nana se hizo añicos y abrió los ojos.  Vio a su guardiana desnuda y ansiosa sobre ella y pensó que la iba a golpear.  Lanzó un grito de terror y la empujó hacia un lado antes de salir al pasillo corriendo y gritando.  En su huida, terminó por estrellarse contra el director del hospital quien estaba haciendo una ronda por las habitaciones.  Cuando entraron al cuarto de Nana, encontraron a la enfermera tirada en el suelo.  Un hilo de sangre bajaba de su frente y se perdía entre sus magros pechos.  Al otro día, el director interrogó a la mujer sobre las extrañas circunstancias en las que la habían hallado.  No había mucho que decir porque los hechos hablaban por sí solos.  Recibió resignada la reprimenda de su superior y luego, los murmullos y risas maliciosas de sus compañeros en los pasillos.

Desde ese día, la enfermera solo pensaba en la venganza.  No creía poder soportar la vergüenza ni la mirada reprobatoria del resto del personal.  La culpa era de de Nana, de eso no había dudas, y el desquite llegaría en su momento.  Afortunadamente, para la enfermera, no la relevaron de cuidar a su paciente porque para la institución una enferma de caridad valía muy poco como para preocuparse por ella.  En esas circunstancias, se incrementaron los bofetones en la cara y el odio de la mujer por su paciente.
 
Una tarde de domingo, Nana salió al patio a ver si Benja, por fin regresaba.  Se sentó en el borde del pozo y lo llamó con susurros.  Dos lágrimas corrieron por su rostro porque estaba perdiendo la esperanza.  Lo invocó con todas sus fuerzas, cerró sus ojos y lo imaginó con su gorra de golf blanca y su overol azul.  Así como estaba el día en que se fue a buscar el nuevo mundo dentro de la boca del pozo.  Nana no oyó a la enfermera acercarse.

─Tu novio está en el fondo, bonita… y te está esperando.

Nana no confiaba en la enfermera, pero podían más las ganas de ver a Benja, de tal forma que se agachó más.  Estiró su cuerpo pero no logró verlo.  La enfermera la sostuvo por la cintura y Nana alargó su cuello lo más que pudo sobre el pozo.  De pronto, las manos la soltaron.  La luz dejó de rodearla y Nana sintió su cuerpo flotar mientras una sensación de vértigo se apoderaba de ella.

Los cuerpos livianos hacen poco ruido al caer. 

La enfermera esperó cinco minutos hasta que terminó de aquietarse el agua y gritó con todas sus fuerzas.  El resto de personal de turno, el director y algunos pacientes salieron al patio.  La mujer señalaba histérica el fondo del pozo.

Dicen que los ahogados recuerdan toda su vida antes de perecer.  Nana no tuvo mucho que recordar porque sus mejores recuerdos estaban asociados con Benja, y él ya venía a su encuentro flotando en la bruma de su promesa.  Parecía incluso un hombre apuesto y su sonrisa tenía algo de elegancia.  Tomó a Nana de la mano y mientras salían del pozo, pudieron observar a los concurrentes, quienes indiferentes a la muerte, escuchaban con atención a la enfermera cuando les contaba que en un momento la paciente estaba allí y al siguiente había desaparecido sin que ella hubiera podido hacer algo para evitarlo.     

3 comentarios:

JUAN ESTEBAN LÓPEZ LONDOÑO dijo...

Carlos muchas felicitaciones , tu sobresaliendo con tus escritos inéditos. muy interesante tu cuento tienes mucho talento digno de admirar, un abrazo
DE: Juan Esteban lópez

Carlos Vásquez dijo...

Gracias, Juan. Un abrazo para vos también.

Semilleros Redoriente dijo...

Felicitaciones , Acabo de leer la obra, también escuché los poemas en el festival. Muy buenas ambas.
Blanca N. Gallardo